lunes, 1 de febrero de 2010

Ética Médica

Es una disciplina que se ocupa del estudio de los actos médicos desde el punto de vista moral y que los califica como buenos o malos, a condición de que ellos sean voluntarios, conscientes.

Existe una ética médica individual y una ética médica social; esto es concerniente a los "actos médicos" que realiza un profesional de la medicina. Los actos que realice en función de su vida privada caerá en el campo de la ética general.

Tres son los principios que funcionan como leyes morales en la ética médica, las cuales han sido propuestas por el filósofo David Ross. Estos principios son: autonomía, beneficencia-no maleficencia y justicia.

Autonomía
La autonomía se refiere a la libertad que tiene una persona para establecer sus normas personales de conducta, basado en su sistema de valores y principios.

La persona autónoma crea su propio plan que dirigirá el curso de sus acciones. Esta autonomía es la que tiene que ver con la del paciente.
Muchas veces cuando los médicos van en contra de los deseos del paciente pueden tener cargos penales.

A pesar de todo esto, se dice que la autonomía pura y verdadera no existe. Y si existe será en lo más profundo de la conciencia humana. Y pues como lo señalan Mappes y Zembaty, la autonomía puede interpretarse como libertad de acción, como libertad de escogencia o como deliberación efectiva. Pero, ¿qué debe poseer una acción para que pueda considerarse como un acto de autonomía? Se necesitan tres requisitos:
* Que se ejecute con intencionalidad.
* Con conocimiento.
* Sin control externo.

Intencionalidad
La acción no puede ser accidental, ni ser hecha de manera inadvertida, ni por presión física.

Con conocimiento
El segundo requisito del conocimiento, hace referencia a que si la persona no entiende la acción, ésta no será considerada autónoma, dado que la persona desconoce su naturaleza y consecuencias.

Sin control externo
El tercer requisito es el control que pueden ejercer sobre la persona desde afuera y puede suceder mediante varias formas como: coerción, manipulación o persuación.

Además de esto, la autonomía también se puede ver afectada por alteraciones orgánicas o funcionales del cerebro como en una neurosis compulsiva.

Principio de beneficencia-no maleficencia

El juramento hipocrático ha servido por muchos años como punto de partida y sustento para la ética médica. El médico debe "ejercitarse respecto a las enfermedades en dos cosas, ayudar o al menos no causar daño".

Sin embargo y a pesar que el "bien moral" pueda ser un tanto relativo, lo cierto es que un acto se considera bueno cuando está encaminado a favorecer lo que naturalmente es conveniente al hombre.

No habiendo nada más conveniente al hombre que una buena salud, el mayor bien o beneficio que puede causársele es devolvérsela cuando la ha perdido o protegérsela cuando la posee.

Beneficencia es actuar para prevenir el daño, o para suprimirlo, o para promover el bien.

Justicia

Y en cuanto a este punto se acepta que no sólo la sociedad tiene la obligación moral de proveer o facilitar un acceso igualitario a los servicios de salud, sino que además todo individuo tiene el derecho moral a acceder a ellos.